Constitución Interna de la Tierra

El interior de la tierra no se conoce en forma directa, por que la proporciones que el hombre ha realizado llega a 11 kilómetros de profundidad apróximadamente. La tierra presenta dos capas bien definida la Endosfera y la Litosfera.



La Endosfera o Endósfera: es la parte interna de la tierra, abarca desde el centro que se encuentra unos 6.378 kilómetros, hasta unos 6.250 kilómetros, tiene dos grandes capas. El núcleo o centro de la tierra y el manto del núcleo o capa intermedia.
El núcleo está formado por hierro y níquel, por eso se lo llama NIFE, sus componentes son muy pesados y están sometidos a grandes temperaturas y presiones, por eso su consistencia sería sólida.
El manto del núcleo, recubre el núcleo, sus componentes están en estado de fusión, por eso se lo llama magma, predomina el silicato de magnesio y el hierro SIFE.

La Litosfera o Litósfera: es la capa superficial y rígida de la tierra, formado por minerales y rocas, de ahí el nombre Litos (piedra o roca). Tiene un espesor de 120 kilómetros, la parte superior es la corteza entre los 10 kilómetros y los 70 kilómetros, es mas gruesa en los continentes y se adelgaza bajo las cuencas oceánicas. En la corteza se encuentra dos elementos fundamentales, el SiMa y el SiAl.
SiMa: Esta formado por silicio y magnesio, es la base donde se apoyan los continentes y forma el fondo de las grandes profundidades oceanicas.
SiAl: esta formado por silicio y Aluminio, es la parte superior y constituye los continentes y las islas, la representación entre SiMa y SiAl es oscilante y la acomodación son las causas de una serie de fenómenos como el sismo, modificaciones generales del relieve, etc.
La Litsofera: esta formado por rocas y minerales cuyas rocas difieren por su origen, por su forma, color, composición química, cantidad y aspecto, pueden ser simples o compuestas.
Simples: cuando están formado por un solo mineral, por ejemplo: la Hulla, Yeso, Sal, etc.
Compuesta: cuando están formando por varios minerales, por ejemplo: el granito.
Por su origen se distribuyen en tres grupos:
Rocas ígneas o magnéticas: proviene de las rocas fluidas con temperatura elevados y de gran profundidad, debido a las grandes presiones internas, fluyen hacia la superficie terrestre donde se solidifican. Existen dos tipos de rocas la intrusivas y extrusivas.
Rocas Sedimentarias
Rocas Metaforicas